Tierra, trágalos

|
-Momento flagelo on-Vaga, más que vaga, que eres más perra que la chaquetaunguardia, ya te vale bonita decir que vuelves y pasar cuatro meses sin actualizar-momento flagelo off-

Y después de poner por escrito lo que habréis pensado todas en cuanto he subido en vuestro blogroll paso a la tarea que nos ha encomendado Candela al convocar concurso

Al principio de la convocatoria estaba venga a darle vueltas a la cabeza pensando en esa ocasión en la que tuve ganas de hacerme muy pequeñita y desaparecer y no se me ocurría nada de nada, cosa por otra parte bastante extraña, porque a estas alturas de la peli, quien más y quien menos ha sufrido alguna situación "tierra trágame". Hasta que di con el momento que con mucha razón mi cerebro había arrinconado en la última esquinita de la neurona más profunda.

Corría el año taitantos, en mi primer curso de carrera. Era una lechoncilla tierna que venía de un colegio de monjas, donde fui una buena alumna, sin ser especialmente brillante, aunque he de reconocer que siempre tuve una espinita clavada con la física y ese año en la facultad nos tocó un profesor en Física I especialmente "gracioso".

Y llegó el momento del primer parcial y llegó el momento más infausto aún de la entrega de exámenes corregidos durante la clase. Nos fue llamando por nuestros nombres y según volvía la gente a su asiento con el examen en las manos iban buscando ansiosamente la calificación. Por las caras del personal ya se apreciaba que había habido barrida general. Y entonces me tocó el turno. Yo iba cual oveja al matadero y cuando me entregó el exámen miré la casilla de la nota y ¡oh sorpresa! no ponía nada. Aparentemente el examen estaba sin corregir. No tenía ningún tachón, ninguna anotación. Nada. Bueno, algo sí que había: cuatro rayas de rotulador rojo pintadas en cada una de las esquinas del papel, a grosso modo algo tal que así:
Por más vueltas que le daba a la hoja no sacaba nada en claro y empezó a crecer la duda de si se le habría pasado corregirlo entre los más de cien exámenes de la clase. Esperanzada levanté la mano y dije:

 - "Perdone pero es que mi examen no tiene la nota"
 - "Qué raro", me contestó, "lo he repasado y todo el mundo tiene su nota en las fichas de clase"
 - "pues yo no la veo"

Entonces el profesor bajó de su tarima y se dirigió a mi sitio. Para ese momento mis más de cien compañeros estaban mirándonos al profesor y a mí, a ver en qué resultaba la cosa. Le devolví el exámen y él lo miró atentamente y me soltó:

 - "la nota está ahí puesta"

Yo ya no sabía si es que se estaba quedando conmigo o qué. Y el muy cabrón continuó:

 - "es un cero tan grande que no cabe en el papel"

Me quedé tan flasheada que no sé si mis compañeros se rieron o se quedaron tan mudos como yo. Lo único que sé es que aquel año me quedó por primera vez algo para septiembre porque la vergüenza fue tal que pasé de volver a clase con el tipo aquel.

Y aquí os dejo con una bonita canción de Klaus & Kinsky sacada de su album Tierra, trágalos y que me viene al pelo.

Pero qué invento es este

|
Aquí el personal venga a abrir y cerrar blogs y dar carpetazos a diestro y siniesto y esto no puede ser, ¡por las diosas!. Así por aclamación popular de mis cienes de fans y seguidoras que estaban ahí venga a comerme la oreja, declaro oficialmente reabierto este blog. Con esto no quiero decir que vaya a publicar todos los días ni muchísimo menos (y anda que no he tenido temas sobre los que escribir en estos meses de descanso), pero al menos me voy a sacudir de encima el perrerío. Y hasta ahí puedo prometer.



y de entrada musiquita güena, güena para empezar el día de buen rollito

Pop life

|
Serán cosas de la edad y mientras unas se van volviendo pastel, otras sufrimos una regresión pop. En cuanto a música, me he abonado a Radio 3 ya que fuera parece ser que no hay vida inteligente y ahora que llega el verano me compro camisetas chorripop del estilo
Aunque mi favorita y que guardo como oro en paño es esta



Así que cuando esta mañana he pasado por delante de la Casa de Vacas del Retiro y he visto que tenían una exposición llamada LPop, ni me lo he pensado. El autor es Antonio de Felipe y me ha encantado. El tío ha cogido portadas de discos míticos y les ha dado una vuelta de tuerca (pop) a veces fundiendo dos portadas de discos diferentes



O mezclando portadas con pinturas clásicas





O directamente revisando mitos de la era pop







Vamos, que me ha encantado, y eso que si lo pienso friamente tampoco es que artísticamente sea una novedad novedosa. Es como un refrito entre todos los grandes (Warhol, Lichtenstein, Peter Blake) aunque ese también es el encanto del arte pop, que todo es tan familiar y cercano. Y así he salido, preguntándome cuánto costará uno de sus cuadros si las serigrafías se cotizan entre 250 y 500 €. Pero pensándolo bien, a ver dónde leches iba a colgarlo y me alejé contenta de que las uvas estuvieran verdes...

Mujeres que quitan el sentío: Helen Mirren

|
También conocida como Ilyena Vasilievna Mironov, puesto que su abuelo era un noble bieloruso que andaba negociando con los japoneses un acuerdo de armas en Londres cuando estalló la Revolución y pensó que mejor se quedaba por allí, no fuera a ser que Lenin le afeitara las barbas.

A lo que íbamos, Helen Mirren. Quizás a muchas os suene algo así como esto



pero, ¡ay amigas!. Helen Mirren, es mucha Helen.

La primera vez que me fijé en ella andaba disfrazada de hechicera en el papel de la mala malísima de Morgana Le Fay en Excalibur


(Un hechizo que empieza por "anal" no puede acabar bien)

En aquella épica Helen venía pisando ya fuerte. Traía una sólida carrera en el teatro y dio el salto al cine. Una de las primeras pelis que hizo venía con polémica incluida. Se trataba de Calígula de Tinto Brass, que para la época fue bastante escandalosa y llegó a considerarse porno. Y es que a Helen nunca se le han caído los anillos por participar en escenas subiditas de tono y donde la ropa no era un requisito esencial y para muestra un botón:



Pero donde realmente me quitó el sentío fue en Prime Suspect donde interpretaba a la inspectora Jane Tennison de Scotland Yard. La serie en realidad son siete casos, algunos de ellos relacionados, pero cuyo hilo conductor es Tennison desde que comienza llena de ambiciones en un mundo no sólo masculino sino también machista y conservador, hasta que llega a la edad de jubilación, sola y alcoholizada. Y eso que según ella, la serie llegaba diez años tarde y para entonces algunas mujeres llevaban hasta 20 años luchando contra la discriminación. Si alguien se la ha perdido, que la vea a la de ¡ya! y entonces me entenderá un poco más (si cabe). Ahora tampoco me voy a poner a hablar de toda su filmografía, ni creo que os la vaya a descubrir, pero es que esta mujer me superen-can-ta y de mayor quiero ser como ella.

Ya sé que a veces ha tenido intervenciones poco afortunadas como aquella sobre la cocaína. Y también estuvo sembrada con lo de las violaciones. Espero que desde entonces haya recapacitado algo. Pero no por ello deja de ser una de mis actrices favoritas.


Isn't she lovely?



I fuckin' adore her


Simply the best

Hoy me he levantado dando un salto mortal

|
Y me he dado cuenta de que la vena antireligiosa me pica un poco más de lo normal. Yo ya tengo asumido que el sentido común es el menos común de los sentidos. Por eso me parece rayano en la estulticia que a estas alturas de la película sigamos estancados en este lodazal. Y no hablo de la influencia que tiene la Iglesia sobre la sociedad en este país (tanto si son sus fieles o no), hablo del mundo mundial. Que parece que algunos todavía no se han enterado de que la jodienda entre política y religión produce monstruos.



Ole





Ole y ole

De los nervios

|
Atacada me hallo oyes. Y es que vivo en un ay pensando en el modelito que luciré en la boda. Me han comentado que son un poco estirados, pero no sé... a mí en el ensayo general me han parecido de lo más normal aunque tengan el ritmillo en los carcañales



Ahora bien, yo me llevo un bocata (de tortilla, of course) en el bolso, porque con la mierda de comida que van a dar, más de un@ va a salir silbando.

Ya podéis preparaos que váis a tener royal wedding hasta en la sopa. Y como dijo la Lola, si me queréis, irse (pa London)

Las IncreíbLES

|
Con todo el morro me apropio para el título del lema camisetero de una de las ponencias de las Jornadas de Políticas Lésbicas celebradas en Cáceres. Las IncreíbLES tienen varios superpoderes: Lesbiana orgullosa visible feminista (ahí es nada).

Volví de Cáceres con las pilas recargadas y no fue para menos, pues 150 bollos conviviendo de buenérrimo rollo no se ve todos los días.

Con todo el morro vuelvo a apropiarme de un vídeo colgado en Picasa por Elena M.P. que no tenía código para insertar y como no la conozco de nada ni viene su email (al menos yo no lo veo) me lo descargado y lo he colgado por la patilla sin pedirle permiso. Pero es que quería mostrar un poquito de lo que fue aquello y creo que Elena lo consiguió así que el mérito es totalmente suyo.





Las blogueras que hicieron un taller ya postearon sus crónicas aquí, aquí y aquí. Así que yo poca cosa nueva os contaría. Quizás si alguna está interesada en alguna de las ponencias hay un par de ellas acá.

No tenía ninguna prisa por actualizar y contar mi crónica del evento. Posiblemente porque el motivo de que disfrutara como nadie de este fin de semana era totalmente personal y ajeno a las jornadas. Hacía mucho tiempo que tenía pendiente una charla larga y tendida y por fin medio pudimos hablar algo entre copa y copa, llegando a la conclusión de que como dijo aquel, algo va a quedar adentro tuyo siempre, algo que yo te dejé alguna vez. Y está bien que sea así, porque nosotras lo valíamos y no nos merecemos menos. Me gusta este punto al que hemos llegado después de todo.

Al final va a resultar que el amor es como cualquier otro tipo de energía que ni se crea ni se destruye, tan sólo se transforma.