Hala la mañosfeeeraaa!

|
Mucho veo escrito este lunes resacoso. ¿Qué puedo decir de este fin de semana?. Estuve en Zaragoza, eso seguro, y Farala también venía. A partir de ahí es todo un enorme borrón en mi memoria. Sólo sé que empezamos muy modositas en una terraza tomando un helado con Club, Superbatu, Cuquina, la Menol y Adelfa y lo siguiente que recuerdo es otro helado en la plaza del Pilar con Ave, Señora M, Olga y su ratita, Adelfa, Club y Superbatu. Qué malo es el alcohol.

Ahora si alguien fuera tan amable de explicarme dos puntos comillas

¿por qué aún me retumban los oídos a ritmo de batucada?

¿vieron realmente mis ojos a la superbatu y a club bailando al ritmo de conexión tijeras?

¿qué leches es un cuesco de cabra?

¿será verdad que le hice ojitos tiernos a un hamster?

¿por qué salió una camarera despavorida ante el ataque de club y la menol?

¿me empitoné en medio del desfile del orgullo maño?

¿existen los casio de oro o lo he soñado?

¿por qué me cagó una paloma al irme de Zaragoza y un pájaro hizo idem cuando llegué a Madrid?

¿pisé el mítico Fangoria y paré sólo para mear?

No sé, creo que son demasiadas preguntas (y las que me dejo en el tintero). Lo que pasó allá, queda entre la mañosfera y yo.

No quisiera terminar sin dedicar un video a la fandelosvidrios, que afirma que las lesbianas tenemos un gusto musical pésimo. Con todo mi cariño, pa ti, guapa, uno de los hits con los que nos deleitaron el sábado la nuit.

A Zaragoza o al pozo

|
Este fin de semana hemos decidido Farala y yo irnos para Zaragoza. Elenita se queda con unos amigos y como diría Almodóvar, vamos como vaca sin cencerro. Así que ni corta ni perezosa me dispongo a buscar un hotel, le pongo una velita a Trivago y me aparece un hotel de 5 estrellas a 59 eurillos la noche. ¡No está nada mal!. Démonos un caprichín, pues.

Relleno toooodo el chorrazo de casillas. Le doy al último botón y ¡zas! bofetón en todo el morro me sale un error y que llame a los de Hotels.com. Al menos es un 900, me digo, cosa rara en este tipo de cosas. Marco el número y me sale una tía hablando en inglés. ¡Glups! tengo el inglés en los carcañales, pero coño, para una oportunidad que tengo de hablar en inglés...

Le empiezo a revelar mi rollo: que estaba tratando de hacer una reserva en un hotel y de repente me doy cuenta que a saber en qué parte del mundo mundial andará la tipa esta. Así que le digo que llamo de Ejpaña y no sé si es que le estaba costando entenderme o qué pero inmediatamente me ofreció una interlocutora española. Vengaaaa. Y viene una mujerica saludando:

Mujerica: buenos días
Yo: buenas tardes
Mujerica: ¬¬'
Yo: es que intentaba hacer una reserva para el chupihotel éste y al final de todo el proceso me ha dado un error.
Mujerica: (le traduce todo esto a la que me estaba atendiendo primero). ¿Me da el número de seguimiento?
Yo: en ningún momento me ha aparecido ningún número de seguimiento.
Mujerica: (le traduce otra vez a la otra y luego me traduce a mí lo que dice). ¿Y el número del localizador?
Yo: oiga que es que no me ha salido ningún número de nada.
Mujerica: (vuelve a traducir)
Yo (pensando): menudo coñazo lo de la intérprete si lo sé no digo nada, cagontóloqueseremenea.
Mujerica: ¿de dónde llama?
Yo: vengo de la web de hotels.com
Mujerica: (traduce y la otra responde) es que nosotros no llevamos nada de hoteles. Esta es una empresa de chuputruskis (no me acuerdo).
Yo: (juer haber empezado por ahí, ¿qué pasa con la tía esta?, ¿no sabe para quién trabaja?). A lo mejor me he equivocado al marcar. ¿Estoy llamando al 900000000?.
Mujerica: no se lo puedo decir.
Yo: (ostras pedrín ¿a dónde coño estaré llamando?. lo mismo a la mismísisma central del MI5) ¿pero cómo que no me lo puede decir?
Mujerica: es que en esta empresa llevamos cientos de números y no sabría decirle si ese es uno de los nuestros.
Yo: (hala tócate los pinrreles). pues nada, muchas gracias por nada todo y adiós.

A continuación, acordándome de todos los muertos de hotels.com y con más miedo que vergüenza, vuelvo a marcar. Esta vez me responde un tío en inglés (nuevamente) pero se identifica como de hotels.com. ¡Vamos avanzando!

Yo: hola que es que me pasa esto. ¿Podría hablar con alguien en español?
Mujerico: es que estoy solo
Yo: ¬¬' bueno pues nada, que no he podido hacer mi reserva.
Mujerico: ¿para qué hotel era?
Yo: para hotel chupiguay en Zaragoza
Mujerico: ¿dondeeee?
Yo: (con mi mejor acento de Cambridge) Saragossa
Mujerico: ¿podría darme su email?
Yo: sí por supuesto.

Hay que explicar que mi email serio y formal son mis iniciales (nombre compuesto) más el apellido y tengo un apellido más largo que una meada cuesta abajo, y por supuesto, a mitad de camino deletreando me perdí. Y yo venga a insistir. Hasta que va y me corta (y menos mal porque acabo de darme cuenta de que no sé cómo se dice arroba en inglés).

Mujerico: a ver si lo tengo bien: charlie-bravo-mike-delta...
Yo: (flipanding como si estuviera en una peli de Rambo!!). Sí, así es.
Mujerico: pues no lo veo
Yo: pues apañados estamos
Mujerico: ¿es usuario registrado?
Yo: pues no, pero ponía que no hacía falta registrarse.
Mujerico: ah entonces por eso no aparece, espere un momento... sí, aquí está. Hotel chupiguay, día 27 de junio, una habitación doble.
Yo: correcto.
Mujerico: el problema que hubo es que durante su proceso de reserva varió el precio de la habitación.
Yo: (ya me extrañaba a mí el chollazo). ¿Y cuál es el precio ahora?
Mujerico: 85 euros.
Yo: pues va a ser que me busco otro hotel (que no están las cosas para tonterías)
Mujerico: con dios, pues.
Yo: (anda y que te dén) hasta luego.

Comentando la jugada con Farala me decía que seguro que era mentira lo del precio de la habitación, que es el cebo para que llames. Yo la verdad, si es así no entiendo la estrategia, ya que lo único que consiguen es cabrearte después de ponerte la miel en los labios y estar ahí perdiendo el tiempo, te quedas sin reserva.

En fin, emperrada como estaba (ni que fuera maña oyes), volví al ataque con Trivago. Localizo otro hotel, esta vez a través de Barceló Viajes, relleno todo el formulario con sus múltiples pasitos, meto el número de la tarjeta le doy al botoncico y ¡voilá, otro error!. ¡Que no se ha podido hacer el cargo en la tarjeta, que de momento la reserva no queda confirmada y que llame a los de atención al cliente y esta vez es un 902 mecagüenelinternetdeloscojones.

Cuando llamé me aseguraron que no había problema, que todo solucionado, que no pasaba nada, que el precio era el que decían en la web y blablabla. Yo no las tengo todas conmigo y lo mismo dormimos debajo de un puente del Ebro con la fresca. Pero este fin de semana vamos a Zaragoza, lo juro por mis muertoooooooooossss, se pongan los de los hoteles como se pongan. Se prepare la mañosfera.

Y para ir calentando motores para el Orgullo os dejo una petardez

Viajar ensancha la mente

|
Ya actualizo, yaaaaa y no voy a colgar sólo un vídeo del youtube. Al grano.

Veíamos Farala y yo el siguiente vídeo





y me preguntó si ahora que tengo tiempo, haría un viaje así, en plan autoconocimiento. Llamadme loca, pero la verdad es que no me veo un año dando vueltas por un país extranjero (sobre todo con tan pocas posibilidades de comunicación por mi parte) tirando de un carrito con todas mis pertenencias. A mí, más que un viaje de autoconocimiento, me parece un viaje de desconexión, de cortar con todo lo conocido, de dejar espacio para otra cosa que va a llegar.

Por otra parte, un viaje así creo que puede cambiarte completamente porque aquello que dijo el poeta (caminante, no hay camino, se hace camino al andar) es una verdad como un templo. Incluso a veces se puede recorrer un trecho larguísimo sin ni siquiera moverse del sitio, pero ese ya es otro tema.

La pena es que tal y como está montada la vida de hoy en día, a ver quién es la guapa que puede permitirse estos lujos de iniciar un viaje sin prisas y sin fecha de vuelta. Aún recuerdo el único viaje organizado que hice en pareja. Ella renegó para siempre después de la experiencia y me hizo prometer que una y no más. Y no es que nos lo pasáramos mal, sino que el que le trajeran y llevaran de un lado a otro a toque de corneta no era lo suyo, pero también hay que reconocer que por nuestra cuenta no hubiéramos visto la mitad de las cosas.

Así que las preguntas para estas fechas tan indicadas son:
1. ¿viajera o turista?.
2. ¿cuál sería el viaje de vuestros sueños y por qué?

Tan lejos y tan cerca

|
Siguiendo con la ley del mínimo esfuerzo, otro vídeo. Bonito. Real. Tierno. Duro.


Salvemos el mundo

|
Siguiendo con la línea esta que me ha dado de cortos chulos ahí va el último invento de Nacho Vigalondo. Si es que al que tiene ingenio con un amiguete y un móvil le sobra todo lo demás.

Iglesia católica: rebosamos amor

|
Este post llega con retraso, lo sé. Probablemente habréis leído u oído lo que voy a contar a continuación, pero es que no he podido evitarlo. Voy a hablar de los curas y de las barbaridades que pasan por sus cabezas. A veces me pregunto si realmente se escuchan las perlas que echan por la boca.

Primero va uno y dice que los 40 millones de abortos (no sé de dónde saca esta cifra) son muchísimo peores que los pocos miles de niños irlandeses que sufrieron abusos por parte de los curas que se supone debían cuidarlos y educarlos. Sí, dónde va a parar.

Luego va otro y dice que como el sexo hoy en día es un divertimento, deberíamos sacar la violación del código penal, porque al fin y al cabo es como obligar a alguien a pasárselo bien un ratillo. Tócate los cojones mariloles.

Si a todo esto le sumamos declaraciones variopintas como aquella de que los preservativos aumentan la transmisión del SIDA y otras lindezas, pues no me queda más remedio que sacar a pasear el mazo.

Me saca de mis casillas su cinismo y su doble vara de medir para según qué cosas (ellos y los demás). Me repatea que se consideren autoridades morales con derecho a abrir la boca en cuestiones donde no se les llama. Me jode que no sean capaces ni de la más mínima autocrítica. Me parece humillante su machismo y el papel secundario al que han reducido a la mujer en la iglesia católica. Me asquea que parte de mis impuestos se dediquen a financiar una institución que no sólo no me representa, sino que además rechaza lo que soy. Podría seguir así "ad infinitum", pero sólo voy a recomendar un post con el que me estuve riendo un rato y una viñeta del genial Forges.