Dedicado con todo mi cariño

|
Hagamos recuento.

En la bandeja: una cantidad en monedas que no llegaría a los dos euros.

En el maletero:
- una pala de paddle comprada en las rebajas de enero, valorada en 75 € y que sólo había usado una vez
- una mochila de adidas que compré en Berlín en el 99 y que era el único recuerdo que me quedaba (junto con una caja de cerillas que anda rodando por un cajón)
- una camiseta vieja del cross de Alava del 2001 que había sido del ex de mi prima y que heredé en una limpia de las 50.000 camisetas que le van dando en las múltiples carreras en las que participa.
- unas zapatillas adidas de tenis que me compré este verano en Asturies porque Farala dejó las mías de tela en el balcón y cuando me las fui a poner al día siguiente la lluvia las había empapado y no tenía más que unas chancletas y los pies helados. Calculo que tendrían 3 puestas.
- unos pantalones largos de deporte.
- bragas, sujetador y calcetines.
- una toalla.
- un neceser con gel de ducha, desodorante y cepillo.

Que te aproveche colega, va por ti.


Videos tu.tv

Editado para que no haya malos entendidos: que me dejé el coche abierto o me lo abrieron, que para el caso lo mismo da. Y un espabiladete al que hago referencia en el video me limpió el contenido del maletero.

Cómo conocí a la suegra

|
La verdad es que no recuerdo exactamente cuándo fue. Supongo que a primeros del 2008, unos meses después de que le diera el primer ictus. Nos presentamos sin avisar porque Farala tenía que recoger a Elenita e iba a ser cosa de un minuto y precisamente porque iba a ser algo rápido insistió en que subiera. Yo que me dejo liar con una facilidad pasmosa accedí y allá que me colé y en su casa me planté.

Abrió la puerta su otra madre (SOM) y Farala, muy cool, hizo las presentaciones, así que yo, igualmente cool, aguanté el tirón tan ricamente. Farala desapareció por un pasillo a buscar a Elenita y yo me quedé manteniendo una charla de ascensor en el recibidor con SOM, esperando no tener que ir más allá y salvar la situación sin mojarme ni un pelito más. ¡Qué poco conocía a Faralita!. Tardó poco poquísimo en asomar la cabeza por el pasillo haciéndome señas para que pasara al salón a ver a la que la parió (LQLP). Y con la facilidad pasmosa anteriormente mencionada para dejarme liar y porque tenía delante a SOM no era plan de empezar a jugar al "tú primero que a mí me da la risa", me dispuse a conocer a LQLP.

Habían sentado a LQLP en una silla de ruedas delante de una mesa camilla y estaba entretenida con la tele pero sin hacerle mucho caso. Farala me había contado que le hablaba de mí o de nosotras muchas veces, pero LQLP después del fiasco de la miniex no había querido saber nada más de los rollitos (yo aún no había ascendido a la categoría de novia) de Farala, así que no dio muchas muestras de reconocimiento. Farala hizo las presentaciones pertinentes y salió a yo no sé qué. Ahí me dejó. Sola ante el peligro. Y me fui a darle dos besos.

No sé qué me pasó. Estaba plantada a medio metro de LQLP y en vez de acercarme un poco más, me propuse darle los besos desde donde estaba. Y tan lejos me pillaba que al inclinarme vi que no llegaba y tuve que levantar una pierna para hacer contrapeso y no pegarme una "costalá" al seguir inclinándome. No hablo de un levantamiento discreto, no. Estoy hablando de que creo que el talón hubo un momento que superó el nivel de mi coronilla. Yo no sé si flipó o se pensaría que yo creía que tenía la peste o qué. No le dio tiempo a nada porque tras esa extrana demostración de equilibrio, coordinación y educación, entró Farala y empezó con las despedidas.

Hoy veré cómo se desenvuelve Farala, que es a ella a la que le toca conocer a la mia mamma. No sé si el escenario es el más ideal (una iglesia), ni la ocasión la más indicada (un funeral). El resultado creo que lo tendréis en Farala's.

Encuentra las diferencias

|
Por un lado tenemos un video molón a la par que gamberrete...




en plan me empeloto en pleno Times Square porque me sale del potorro qué bonita es la libertad de expresión que me permite hacer estas cositas.

Por otro lado tenemos a Erykah Badu




que rueda un video en plan guerrillero inspirada por el primero, con la diferencia de que es DE-MO-LE-DOR.

De este segundo video me gusta el concepto de la desnudez como arma, la relectura del asesinato del presidente Kennedy (si el escenario del video os resulta familiar es porque allí fue donde un francotirador le mató).

Pero lo que más me gusta son los andares de la Badu, tan elegante, tan segura de sí misma. Su caminar es una declaración tras otra. Un paso adelante: soy mujer. Otro paso: soy negra. Otro paso: pienso por mí misma. Otro paso: estoy orgullosa. Esta cadencia se repite hasta que algo la detiene en seco: el groupthink

They who play it safe are quick to assassinate what they do not understand. They move in packs, ingesting more and more fear with every act of hate on one another. They feel more comfortable in groups. Less guilt to swallow. They are us. This is what we have become. Afraid to respect the individual. A single person or event or circumstance can move one to change, to love herself, to evolve.

(Aquellos que juegan sobre seguro asesinan rápidamento lo que no comprenden. Se mueven en manadas, ingiriendo más y más miedo con cada acto de odio de unos sobre los otros. Se sienten más cómodos en grupo. Menos culpa que tragar. Ellos son nosotros. Esto es en lo que nos hemos convertido. Temerosos de respetar lo individual. Una sola persona, evento o circunstancia pueden animar a una a cambiar, a amarse a sí misma, a evolucionar).

Da que pensar ¿no?.