El pozo de la probabilidad (que no de la soledad)

|
La probabilidad siempre fue una de las partes de las matemáticas que más me gustaron. Creo que era porque dentro de la lógica absoluta de las matemáticas siempre había que mojarse el culillo y adivinar si la bolita de la ruleta iba a caer en rojo o en negro después de haber caído 38 veces seguidas en el rojo y claro, por mucho cálculo que le eches, al final sucede la vida y te da en todos los morros con la cruda realidad, que viene a ser la ley de Murphy. Y si no, dos claros ejemplos.


Hubo un tiempo en que las cosas entre mi ex y yo estaban, por decirlo de alguna manera nada más que regular. No quise saber de ella en lo que a mí me pareció una eternidad (en tiempo real: un año. Para más información aquí). Andaba yo como alma en pena y dos amigas se animaron a sacarme de casa el día del orgullo. Yo pensé que seguro que mi ex andaría por allí, pero que con semejante gentío las probabilidades de encontrarnos eran escasísismas. Error. No sólo me la encontré a ella, sino que me encontré con que iba acompañada. La esquina de la muette empezaba a ejercer su influjo y tras las presentaciones podemos decir que se dio la situación embarazosa número 1.

Pasó el tiempo y las cosas entre mi ex y yo se suavizaron, pero obviamente nunca volvieron a tener la fluidez de antes. Para aquel entonces yo ya andaba con la mi Farala, que no sé si sabréis que le gusta una quedada bloguera más que a un tonto un palo. Un día de esos decidió quedar con una bloguera de Valencia, otra de Almería y otra de Madrid. Se presentaron la de Valencia y la de Madrid. La de Almería estaba missing in combat. No venía y tampoco contestaba las llamadas, así que al final decidimos movernos porque la de Valencia se volvía para casa y el resto ya teníamos gazuza y se nos juntaba la hora de la cena con la del desayuno. Ibamos pasando por la esquina de la muette cuando de pronto nos encontramos con mi ex, su pandilla y de paso a la bloguera de Almería. La muy perra se enteró que mi ex había quedado por otro lado con Coquí y la Desgra y prefirió irse con ellas sin tener el detalle de avisarnos. La situación embarazosa número 2 en este caso fue para mí, ya que estaba vez la que iba acompañada era yo.

Y llegamos a la noche en blanco del otro día. Había que salir sí o sí, que si no al lunes siguiente no tienes nada de que hablar en el curro. Así que dejamos a Elenita con la babysitter y Farala y yo nos largamos en plan living la vida loca que la noche era joven. Vimos la intercolada, cenamos, nos fuimos a ver la Gran Vía, nos empezamos a agobiar con tanta gente y decidimos hacer un descanso y tomarnos una copa por Chueca. Estuvimos cosa de una hora cogiendo fuerzas en el Lío y cuando ibamos a Cibeles que había baile en la plaza me dice Farala muy cool:

- ¿quieres ver a tu ex?

Y yo igualmente cool

- no me importaría, de hecho, ya sabes que también anda viendo lo de la noche en blanco.

(Inciso: mi ex no vive en Madrid, sino en una pequeña capital de provincias)

- pues nada, si quieres verla vamos por la esquina de la muette.

Y qué más dije yo y para allá que nos fuimos en plan travesti inconsciente radical. Fue llegar a la esquina de la muette y encontrarla viendo baratijas en un tenderete todo uno. Esta vez no hubo situación (demasiado) embarazosa para ninguna de las dos. Ambas ibamos felizmente acompañadas de nuestras novias y nos fuimos todas juntitas a tomar algo por ahí con la gente con la que habían quedado.

Yo ya me he rendido. Me imagino que la esquina de la muette es EL pozo de mis probabilidades, donde lo mismo es 8 que 80 y el resultado final es invariable: encontrarme con mi ex. Sólo hace falta saber que está en Madrid y pensar que me la voy a encontrar y ¡voila! allí aparece. Y que conste que ya le he cogido cariño a la dichosa esquina, porque aunque sea en las circunstancias más rarunas me gusta encontrarme con ella, que la muy perri se hace carísima de ver.

Llegamos así al segundo ejemplo y es que Farala acaba de dar con su propio pozo de probabilidades en un bar de carretera a 150 km de Madrid por la A-3. Porque vamos a ver, ¿qué probabilidades hay de que suceda lo siguiente?. Volvemos de un fin de semana en la playa y paramos para cenar y repostar. Estamos tan a gustito y de pronto una mujer de voz cavernosa a la par que nasal exclama "¡quéeeee sorpresaaaaaa!" ,"¡hola preciosa!" e inmediatamente se abalanza sobre Elenita que estaba a punto de quedarse dormida sobre su plato de ensaladilla. Yo miro a la mujer que me resulta ligeramente familiar, miro a Farala que se ha quedado blanca y miro a Elenita que nos mira a nosotras y no sabe qué hacer. Yo caigo por fin ¡coñoooooo que es la super-ex de Farala!. Sí, la protagonista de la situación de la que no-no-no-no podía ni quería hablar. La misma mujer a la que ha evitado como la peste durante 3 años. Tenemos así la situación embarazosa número 3 (por llamarlo de alguna manera) con Farala sin soltar ni una palabra, yo de convidada de piedra y Elenita la pobre capeando el temporal como podía.

En cuanto nos levantamos de la mesa empezamos a comentar la jugada. No podíamos dar crédito a la situación y eso que acababa de ocurrir hacía escasos segundos. Intentamos calcular la probabilidad de semejante suceso y las cuentas mentales nos daban un clarísimo "enlaputavida".

No sé si vosotras tendréis vuestros propios pozos de probabilidad, pero Farala y yo ahora estamos dilucidando cuál es el más gordo, si el mío por acumulación y repetibilidad o el suyo por aleatoriedad cósmica.

15 comentarios:

sidoniebis dijo...

Yo diría que por acumulación lo tuyo y excepcionalidad lo suyo, empate…
(Pero ¿no será que el mundo está lleno de super-mini-grandes ex?)

Hormiga dijo...

jajaa, brutal post. pero me quedo fuera de juego, la probabilidad de la A-3 km 150 gana por goleada. Y lo de elenita capeando el temporal? pero si tiene cuántos? 9 años? ya os vale jaja! Nos vemos en la esquina de la muette, o cuando quieras, que no me vendo tan caro, joe!

Candela dijo...

Para mí que lo de Farala gana, porque, a ver, tu ex ya es como un elemento más de la esquina de la Muette, si te hace falta para algo vas allí y te la encuentras, pero... encontrarse así por puro azar, en el mismo sitio y a la misma hora a super-ex en un bar del kilómetro 150 de la A3... que zuztoooo.

Morgana dijo...

jó, tía, ustedes, lo que deberían, es jugar a todas las loterías..

Izel dijo...

Estoy con Morgana... ¿Qué probabilidad hay de que vosotras y yocompremos el mismo número de lotería y que toque?

Si queréis vamos a comprarlo al km 150 de cualquier carretera...

Lenteja dijo...

Pues ahora mismo me estoy imaginando el Olimpo de las Diosas jugando al ajedrez con nosotras tristes mortales de ná, "ahora te pongo aquí, ahora te quito , ahora te dejo a ver qué haces" y a partirse de risa ... pero mi mente científica-racional me dice que es cuestión de probabilidad, que es el azar... y que lo del Olimpo es una chorrada mía... no?
Besos. Lenteja

Mármara dijo...

Va a ser que estoy con la mayoría: te gana Farala por goleada. Quieras que no, el íncice de probabilidades de encontrarte con una lesbiana en la Esquina de la Muette es bastante amplio. Lo del km 150 lo encuentro demoledor.
En cuanto al tema de las ex, ya sean pequeñas, medianas o grandes, y se acompañen, o no, de la consiguiente ración de palomitas para pasar el trago, siempre me ha resultado pelín escabroso. Pelín.

Marcela dijo...

si es que tantas ex, al final aparecen, aunque sea en la carretera en plan el fantasma de la curva en camisón.

eme dijo...

voto por lo de farala por putada mística.

kali dijo...

@sidoniebis: pues no sé si el mundo estará lleno de exes. lo que sé es que andamos flipando las dos.

@hormiga: te tomo la palabra que llevamos para quedar algo así como ¿medio año?

@candela: jajajajaa cualquiera diría que a mi ex la ha puesto el ayuntamiento en la esquina de la muette. y sí, el zuzto fue gordoooo

@morgana: este finde hay bote ¿no? a ver si me acuerdo de echarla

@izel: pues visto lo visto, probabilidades da igual que sea 1 o 1.000.000, como esté de tocarte...

@lenteja: las diosas es que son unas cachondas. a veces se podían meter la piezas piezas del ajedrez por donde yo les diga.

@mármara: si ya sé que la esquina de la muette, sita en Chueca, está superpoblada de lesbianas, lo que no es normal es encontrarse a mi ex una y otra vez ahí. Lo bueno es que con tanta repetición cada vez sorprende menos.

@marcela: calla por dior! acabo de imaginarme a la super-ex de farala en camisón en una curva y se me han puesto tos los pelos de punta.

@eme: más que mística yo creo que fue tirando a encuentro en la tercera fase: una marcianada total.

Alson dijo...

Esto demuestra que no hay nada como no terminar de pasar página para que te encuentres en cualquier capítulo con la susodicha. Tremendo pero verídico.

Nefer dijo...

Lo siento, ahí te gana Farala. Lo tuyo ya forma parte de tu rutina...Todas las casualidades y probabilidades que ocurren siempre al 100% dejan de ser, eso para ser certezas?
Besosssss

kali dijo...

@alson: yo creo que la página está pasada, pero no deja de ser alucinante.

@nefer: reconozco que lo de Farala ha sido muy alucinante. Por otro lado también la estadística dice que las probabilidades de que vuelva a suceder son prácticamente cero.

Hester Prynne dijo...

¡Impresionante! Es una casualidad de las gordas, tengo taaaantas ganas de que nos la contéis en persona, con pelos y señales... Pobre Elenita.

farala dijo...

me la acabo de releer y todavía alucino!!

Publicar un comentario

Escupe, Guadalupe