Fa-fa-fa-fa-fascinada

|
Tengo a la novia con la mosca detrás de la oreja. Se piensa que el hecho de que no publico tan a menudo como antes es prueba irrefutable de que tengo otro blog. Un blog secreto en que lo cuento todo, todo, todo. Sobre mí, sobre ella, sobre nosotras y sobre el mundo bolloblog. Lo que no entiende es que como soy más simple que el mecanismo de un chupete soy capaz de pasar horas y horas en las webs más chorras del planeta.

Uno de mis últimos descubrimientos es una página de terapia que se llama why did you buy me that?, que vendría a significar algo así como ¿qué he hecho yo para merecer esto?. Aquí la gente cuelga fotos de los regalos más atroces que ha recibido, como por ejemplo, dos plátanos follando



o el niño pulpo



Los destinatarios de semejantes regalazos, reciben apoyo y comprensión por parte de los comentaristas, a la vez que intentan infructosamente buscarle un sentido o una explicación a semejante atentado.

Otra web que me tiene extática es la de look at this fucking hipster, que bien podría traducirse como "¡mira una moderna!", donde modernos de todo el mundo posan orgullosos luciendo su modernez estilismos imposibles,

(modelazo para leer en el parque)

avant garde,

(esta noche mojamos)

o directamente mamarracho de otro planeta

(sencillo a la par que elegante: me pongo lo primero que pillo)


Claro está que este buceo por el mundo hipster a parte de provocarme unas risas, me ha permitido descubrir una página buenísima: Hipster Hitler, donde nos encontramos a un Hitler en 1940 convertido en un moderno de pro, incomprendido por el resto de sus colaboradores. Pura parodia irónica. Para muestra un botón


(*)ley de Godwin

Y atención a las camisetas que lleva Hipster Hitler, porque no tienen desperdicio.

Luego está la vertiente "mira qué idea más maja", como por ejemplo, los de ifoundyourcamera que se dedican a publicar fotos de cámaras que la gente se ha encontrado por ahí, a ver si consiguen devolvérselas al dueño. Si hicieran lo mismo con teléfonos móviles yo creo que hasta podrían hacer negocio. Espabiladas del mundo, pillad esta idea rápidamente y forraos.

Otra cosa en la que paso las horas muertas es intentando matar cerdos. Sí, mi vena freak me llevó a engancharme al juego del año: angrybirds. Ya sé que el juego es más simple que el mecanismo de un botijo, pero es que entre unos y otros me tienen loquita. El nivel de frikismo me lleva a partime de risa viendo cosas como esta



Y es en esto que me paso las horas muertas, buceando, investigando, dispersa por la red. Así que puedo prometer y prometo que no, no tengo otro blog. Me basta con tener uno medianamente desatendido.

Rosie

|
Farala jura y perjura que soy clavadita a Rosie the Riveter. La imagen más famosa de Rosie (por si alguna despistada no ha caído aún) es esta



pero donde estoy clavadita según ella, es aquí



Quien me conozca en persona ahora mismo se debe estar desternillando, porque el parecido es asombrosamente nulo. Eso sí, yo también soy buena moza, por eso un carnaval de estos tengo que probar a disfrazarme de Rosie a ver cual de las dos tiene razón.

Mientras tanto, creo que Pink lo ha clavado bastante más. Atención chicas al momento "matador" y al momento "thank you monjita" jijiji


No lo consintáis. ¡FIRMAD!

|
Supongo que no hay más que explicar acerca del personaje este de Salvador Sostres



así que pasaos por aquí y haced pública vuestra protesta, a ver si le meten un paquete.

Lo que Richard Hawley unió...

|
El día aquel de la no quedada, mientras esperaba en la puerta del Truco (por fuera) y a su vez ella me esperaba en la puerta del Truco (por dentro), mataba el tiempo oyendo dos discos de Richard Hawley una y otra vez. Eran Coles Corner y Lady's Bridge . Ambos títulos hacen referencia a sitios que existen en la realidad. Concretamente se hallan en Sheffield, ciudad natal de Hawley. Coles Corner era el lugar donde solían quedar las parejas de enamorados o se citaban a ciegas los jóvenes de hace algunos años.

A veces pienso que si hubiera estado oyendo otra música quizás me hubiera enfadado por el malentendido que dio lugar al plantón mutuo y hubiera pasado de volver a quedar al día siguiente. Pero sucedió que aquellas canciones consiguieron crear el ánimo perfecto para lo que vino después. Y mientras a mi alrededor un mar de gente iba y venía de un lado a otro de Chueca yo sólo tarareaba aislada de todo aquel bullicio del típico sábado por la noche.





Hold back the night from us,
Cherish the light for us,
Don't let the shadows hold back the dawn.

Cold city lights glowing,
The traffic of life is flowing,
Out over the rivers and on into dark.

I'm going down town where there's music,
I'm going where voices fill the air,
Maybe there's someone waiting for me
With a smile and a flower in her hair

I'm going down town where there's people
The loneliness hangs in the air.
With no-one there real waiting for me,
No smile, no flower nowhere

Conciencia

|
A mí siempre me ha alucinado que la gente sea capaz de consumir drogas ilegales porque nunca saben a ciencia cierta lo que se están metiendo en el cuerpo. Lo mismo puede ser una sustancia purísima, que matarratas o polvos de talco y claro, como un traficante lo que está es a ganar tu pasta y no a pasar controles de calidad, me imagino que las más de las veces te vende mierda. Queda claro entonces, que a los consumidores les importa un carajo su salud y/o vida, puesto que se entretienen en jugar a una ruleta rusa muy chunga.

Comprendo también que si su vida no les importa demasiado, la de los demás se la trae flojísima. Así que esto que escribo tampoco es que vaya a poner sus vidas patas arriba. Pero lo cierto es que para que un fin de semana alguno o alguna se lo pase pipa metiéndose unas lonchitas en su bar de copas preferido, hay gente que tiene que pasar por esto



Hoy venía oyendo en la radio a la directora de este documental. Se hablaba de guerrilla, tráfico y mucha pobreza. Mi conclusión, la de siempre: cuando situación es insostenible, las que más acaban pagando son las mujeres, con sus vidas, con su libertad y lo que es peor, con la de sus hijos.

Y pensar que todo este tinglado se mantiene a golpe de rayitas por aquí, tiritos por allá, a mí la conciencia no me remordería. Me estaría devorando a dentelladas.