Wonder Woman

|
Cuando estuvimos a principios de julio del año pasado en San Diego había carteles por toda la ciudad anunciando la Comicon, una de las convenciones de comics más populares del mundo con más de 125.000 visitantes diarios. Tradicionalmente el mundo del comic ha sido, por decirlo de alguna manera, bastante testosterónico. Los protagonistas son supermachos, dotados de extraordinarios poderes, musculados a más no poder y embutidos en mallas que causarían furor en un desfile gay.

Esto me trajo a la cabeza uno de los personajes mas atípicos de este mundillo, Wonder Woman, parida por un no menos atípico autor: William Moulton Marston, ni dibujante ni guionista y en principio sin relación alguna con el mundo del comic. Es más, era un reputado psicólogo, que se hizo famoso al inventar un aparato detector de mentiras, precursor del actual polígrafo. Estaba casado con una mujer particular lo mires por donde lo mires. Se trataba de Elisabeth Holloway, también psicóloga y mujer de carrera (tres licenciaturas cuando las mujeres ni siquiera estudiaban en la universidad), que no sólo le inspiró y ayudó en sus investigaciones sobre el polígrafo, sino que siguió trabajando después de tener sus hijos (hecho nada corriente allá por 1928). Pero lo más sorprendente es que la pareja en realidad era un trío, ya que vivían en una relación poliamorosa con Olive Byrne una antigua alumna de William con la que tuvo dos hijos que fueron adoptados por el matrimonio. Así mientras los Marstons se dedicaban a sus respectivas carreras, Olive cuidaba de los 4 hijos del trío. Tan bien les fue que Elisabeth siguió manteniendo a los hijos de Olive tras la muerte de William en 1947 y siguieron juntas hasta la muerte de Olive cuarenta años después.

Cotilleos aparte, Wonder Woman nació con una misión: proporcionar a las chicas un modelo de mujer fuerte. Según Marston las chicas no querían ser chicas porque era condenarse a representar un caracter débil y secundario.

"Not even girls want to be girls so long as our feminine archetype lacks force, strength, and power. Not wanting to be girls, they don't want to be tender, submissive, peace-loving as good women are. Women's strong qualities have become despised because of their weakness. The obvious remedy is to create a feminine character with all the strength of Superman plus all the allure of a good and beautiful woman"

Ni siquiera las chicas quieren ser ya chicas mientras el arquetipo femenino carezca de fuerza, entereza y poder. Al no querer ser chicas, no quieren ser tiernas, sumisas y amantes de la paz como lo son las buenas mujeres. Las cualidades fuertes de las mujeres se han despreciado a causa de su debilidad. La solución obvia es crear un carácter femenino con toda la fuerza de Superman y el atractivo de una mujer buena y bella.

Marston, que era un feminista convencido, se inspiró en la apariencia y carácter de sus dos mujeres para crear Wonder Woman, una princesa amazona procedente de una isla habitada exclusivamente por mujeres, donde reina la paz y la armonía. Su misión inicial: ayudar a los estadounidenses a ganar la guerra contra los nazis (cosas de nacer en 1941). Inmortal, bella como Afrodita, sabia como Atenea, más rápida que Mercurio y más fuerte que Hércules, no puede volar, pero tiene un avión invisible. Cuenta también con el "lazo de la verdad" con el cual inmoviliza a sus enemigos y les obliga a decir la verdad, aunque a veces se le volvía en contra y acababa maniatada por el villano o villana de turno. Igualmente si un hombre conseguía juntar sus brazaletes quedaba "esposada" y perdía su superfuerza.

Aquí es donde la cosa empieza a ponerse interesante, ya que Marston era un entusiasta del bondage y la dominación. En una entrevista de 1942 decía que si un hombre le contaba sus preferencias en cuanto a comics, era capaz de interpretar sus deseos subconscientes: Superman y todos los superhéroes masculinos satisfacían el simple deseo de ser más poderoso que nadie. Wonder Woman satisfacía el deseo elaboradamente disfrazado de ser dominado por una mujer que le amara.

Y todavía iba más allá al afirmar que Wonder Woman era propaganda psicológica para la nueva clase de mujer que según él debería dirigir el mundo, ya que la sumisión a la "amante autoridad" era la clave para superar la inclinación violenta de los hombres. "Dadles una mujer atractiva y más fuerte que ellos a la que puedan someterse y se convertirán orgullosos en sus deseosos esclavos", afirmaba Marston.

Debido a esto, los comics más antiguos de Wonder Woman están llenos de historias de bondage como sujeto activo:



o pasivo:



spanking:



y lindezas como rituales de iniciación en hermandades, autonepiofilia o prisiones femeninas:


Lógicamente todo esto levantó ampollas pero como las ventas eran buenas se siguieron tratando estos temas. Entonces Marston falleció y poco a poco Wonder Woman perdió el entusiasmo por el bondage y parte de su mensaje feminista. Pese a todo Wonder Woman permanece a día de hoy como un icono lésbico (durante la época del dibujante Phil Jimenez Wonder Woman es abiertamente lesbiana) y feminista, llegando a ocupar la portada nº 1 de la revista Ms.

Y de esta forma bato un record mundial ya que este ha sido señoras y señoras, el post que más he tardado en publicar. Empezó a escribirse el 3-8-10 y acabo de terminarlo, pero es lo que tiene la perreza, sobre todo cuando el tema creo que me va a interesar a mí y a dos gatas más.