De los nervios

|
Atacada me hallo oyes. Y es que vivo en un ay pensando en el modelito que luciré en la boda. Me han comentado que son un poco estirados, pero no sé... a mí en el ensayo general me han parecido de lo más normal aunque tengan el ritmillo en los carcañales



Ahora bien, yo me llevo un bocata (de tortilla, of course) en el bolso, porque con la mierda de comida que van a dar, más de un@ va a salir silbando.

Ya podéis preparaos que váis a tener royal wedding hasta en la sopa. Y como dijo la Lola, si me queréis, irse (pa London)

Las IncreíbLES

|
Con todo el morro me apropio para el título del lema camisetero de una de las ponencias de las Jornadas de Políticas Lésbicas celebradas en Cáceres. Las IncreíbLES tienen varios superpoderes: Lesbiana orgullosa visible feminista (ahí es nada).

Volví de Cáceres con las pilas recargadas y no fue para menos, pues 150 bollos conviviendo de buenérrimo rollo no se ve todos los días.

Con todo el morro vuelvo a apropiarme de un vídeo colgado en Picasa por Elena M.P. que no tenía código para insertar y como no la conozco de nada ni viene su email (al menos yo no lo veo) me lo descargado y lo he colgado por la patilla sin pedirle permiso. Pero es que quería mostrar un poquito de lo que fue aquello y creo que Elena lo consiguió así que el mérito es totalmente suyo.





Las blogueras que hicieron un taller ya postearon sus crónicas aquí, aquí y aquí. Así que yo poca cosa nueva os contaría. Quizás si alguna está interesada en alguna de las ponencias hay un par de ellas acá.

No tenía ninguna prisa por actualizar y contar mi crónica del evento. Posiblemente porque el motivo de que disfrutara como nadie de este fin de semana era totalmente personal y ajeno a las jornadas. Hacía mucho tiempo que tenía pendiente una charla larga y tendida y por fin medio pudimos hablar algo entre copa y copa, llegando a la conclusión de que como dijo aquel, algo va a quedar adentro tuyo siempre, algo que yo te dejé alguna vez. Y está bien que sea así, porque nosotras lo valíamos y no nos merecemos menos. Me gusta este punto al que hemos llegado después de todo.

Al final va a resultar que el amor es como cualquier otro tipo de energía que ni se crea ni se destruye, tan sólo se transforma.